jueves, 8 de agosto de 2013

A propósito de censos y estadísticas varias

A propósito del último censo y de la aguda polémica que se ha generado en torno a sus resultados, es ilustrativo conocer algunas máximas que, a lo largo de la historia, diversos autores han vertido acerca de las estadísticas:

La estadística es la primera de las ciencias inexactas;

La estadística ha demostrado que la mortalidad de los militares aumenta en tiempo de guerra;

La estadística es una ciencia que demuestra que si mi vecino tiene dos coches y yo ninguno, ambos tenemos uno;

La estadística es la única ciencia que permite a diferentes expertos que utilizan las mismas cifras, sacar conclusiones diferentes;

El ser humano promedio tiene una mama y un testículo;

Está el caso del hombre que se ahogó cruzando un arroyo cuya profundidad media es de 30 centímetros.

Hay tres clases de mentiras: las mentiras propiamente tales, las condenadas mentiras y las estadísticas;

Las cifras no mienten, pero los mentirosos también usan cifras;

Los hechos son tozudos;  las estadísticas, en cambio, son más flexibles;

Las estadísticas me producen la misma impresión que las minifaldas: lo que muestran es muy atractivo, pero siempre ocultan lo vital;

Si usted quiere aumentar la riqueza promedio de una población tiene dos opciones: aumentar la riqueza o disminuir la población;

En los tiempos antiguos no tenían estadísticas, así que tenían que echar mano a las mentiras;

Se puede asegurar estadísticamente que de cada cien personas, cincuenta son la mitad;

En realidad viajar en avión es muy seguro. La estadística demuestra que la casi totalidad de los fallecidos en accidentes aéreos han muerto en el suelo;

La inmensa mayoría de las personas tiene un número de piernas superior al promedio;

Tomar alcohol es desastroso para la salud. Un estudio estadístico demostró que la totalidad de las personas que bebieron alcohol en 1890 se encuentran fallecidas;

Pero si el alcohol es muy malo, los hospitales son aún peores. Está demostrado estadísticamente que la probabilidad de morir en un hospital es mucho mayor que la de hacerlo en cualquier otro sitio.

Y mi favorita: La estadística es el arte de elaborar conclusiones inverosímiles a partir de cifras serias y confiables.


En momentos en que los resultados de nuestro último censo, con 33 millones de dólares encima, transitan hacia un vertedero, es bueno tenerlas a la vista.